“Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte”

(Proverbios 16:25, RVR1960)

Retrocedamos 10 años. Se apoyó en su propio entendimiento y en lo que sus ojos vieron, entonces, se aferró a su decisión e hizo planes para casarse.

El día de la boda todo era asombro, alegría y gratitud: “se iba a casar con un buen hombre”.

Avancemos 10 años. Aparentemente el matrimonio que marcaría el punto de partida de una “mejor vida”, con mejores oportunidades y sin muchos obstáculos se convirtió en un camino que endureció su corazón apartándola de lo que realmente importa. Aprendió a sacar a Dios de la ecuación, a priorizar las cosas de este mundo y a vivir para si misma.

Mi corazón lloró amargamente al ver su nueva realidad.

¡Que peligroso es tomar decisiones basadas en nuestros sentimientos y en las apariencias! …peor aún: autoengañarnos añadiendo letras pequeñas a la Palabra de Dios para satisfacer nuestros deseos.

Ciertamente Su Palabra es luz (Salmos 119:105) y nos revelará lo que esconde el camino que tenemos por delante y es vida (Juan 6:63) que producirá en nosotras una vida plena y abundante.

En las Escrituras encontramos a Lot que escogió erradamente (Génesis 13). Abraham y Lot eran prósperos por lo que la tierra que compartían ya no era suficiente para sus muchas posesiones generándose contienda entre sus pastores. En consecuencia, Abraham pidió a Lot que escoja la tierra donde se establecería con su familia…

  1. El peligro de las apariencias y el entendimiento humano

“Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra” (Génesis 13:10, RVR1960)

Lot no se detuvo a evaluar la situación, pedir consejo o sabiduría, se apoyó únicamente en lo que veían sus ojos: tierra fértil, agua abundante y pastos verdes. ¡Todo lo necesario para “prosperar”!

Menos riesgo de pasar hambruna por la abundante agua proveniente del Jordán y mayor facilidad para desplazarse con sus siervos y rebaños hasta Sodoma. ¡No hay mejor opción!

Sin embargo, pasó por alto que los hombres de Sodoma y Gomorra eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera (V13).

Lot valoró sólo las cosas que se pueden ver sin considerar las consecuencias espirituales de su decisión. Si, las apariencias pueden ser engañosas.

¿Qué principio está gobernando nuestras decisiones? ¿Estamos siguiendo la corriente de este mundo cuando ya no somos del mundo (Juan 15:19)?

“Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones” (Proverbios 21:2, RVR1960)

  1. Las apariencias y nuestro entendimiento nos guían por un camino torcido

“Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro” (Génesis 13:11, RVR1960)

Lot hizo su elección basándose únicamente en lo que podía ver con sus ojos y en lo que era conveniente a su opinión.

La “mejor tierra” estaba a su total disposición, no obstante, lo que era fértil físicamente, era estéril espiritualmente.

Tenemos un corazón engañoso y una mente limitada, pero tenemos un Dios que nos ha dejado Su Palabra para guiarnos y enseñarnos qué camino tomar.

¿Estamos dejando que la Palabra de Dios establezca la pauta en cada área de nuestra vida?

  1. Las consecuencias de las decisiones sin tomar en cuenta a Dios

“Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad. Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal. Pero Lot subió de Zoar y moró en el monte, y sus dos hijas con él; porque tuvo miedo de quedarse en Zoar, y habitó en una cueva él y sus dos hijas. Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre” (Génesis 19:15,26,30,36, RVR1960)

Lot tomó la peor decisión que produjo severas consecuencias.

Cuando Dios decretó la destrucción de Sodoma y Gomorra, por misericordia salvó a Lot y su familia (Génesis 19:16), pero al huir perdió todos sus bienes, su esposa murió, se escondió por temor el resto de sus días y cometió incesto con sus hijas.

Tomó el camino equivocado, un camino que lo condujo a él y a su familia a la muerte.

Amiga, en Cristo están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (Colosenses 2:3) y Él vive en nosotras (Colosenses 1:27) ¿Por qué no buscar Su consejo? ¿Por qué no dejar que Su Palabra abunde en nuestros corazones para escoger el camino que es realmente correcto? ¿Por qué apoyarnos en nuestro entendimiento si Dios conoce absolutamente todo?

 

 

Oremos:

Querido Padre, ayúdanos a renovar nuestra mente con Tu Palabra y a vivir de acuerdo a lo que nos enseñas en Tu Palabra. Vivimos en este mundo pero no somos de este mundo y queremos que nuestras vidas reflejen que Tu eres nuestro guia. En el Nombre de Jesús. Amén.

 

 

Versículo para meditar:

Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. (RVR1960)

 

Para reflexionar:

¿Necesitas tomar una decisión importante en tu vida? ¿Estás considerando la guía de Dios a través de Su Palabra o son tus emociones o deseos los que intentan prevalecer? ¿Estás orando por guía o estás apresurada por tomar la decisión?

Nos encantaría que compartieras tus pensamientos en los comentarios.